Es capaz de guardar secretos, provocar emociones y desvelar lo más íntimo de tu personalidad. Su utilización también se extiende hasta la prevención de enfermedades. Y puede causar efectos desconocidos si su uso es incorrecto: elegir correctamente el color de las paredes de casa es más importante de lo que creemos.

Existen diferentes estudios que aseguran que los colores influyen en el estado físico y mental de las personas. Se trata de un fenómeno psicológico al que estamos expuestos a diario: los colores ejercen influencia sobre nuestras emociones.

La psicología del color explica que cada tonalidad indica un rasgo de la personalidad. Por ello la selección de colores de cada casa es fundamental: puede crear ambientes interesantes en función de sus tonos.

 

Lo que dice el color de las paredes de tu casa

Rojo

Es la elección perfecta para estimular el ánimo. Transmite fortaleza y vitalidad. Esto le convierte en un color idóneo para personas con un carácter apasionado, activo y competitivo.

Los pasillos o las zonas de paso del hogar son el mejor lugar para aplicar esta pintura que combina a la perfección con tonalidades azules, blancas o grises.

Rosa

El romanticismo se lo lleva el rosa, que tiende a lo emocional y femenino. Una gama perfecta para el buen gusto y la sofisticación. Además, si su combinación es con blanco y negro, tu casa desvela un estilo contemporáneo.

Amarillo

Atrevido, alegre y optimista para los que tiñen sus paredes de amarillo. El dinamismo que produce este tinte es perfecto para espacios de la casa como el salón y la cocina. La buena iluminación y los tonos claros en este color consiguen dar un efecto de amplitud.

Azul

La claridad y la tranquilidad definen a este color que deja entrever personalidades centradas e imaginativas.

Aporta un toque renovado a cualquier estancia del hogar si se combina con blanco y complementos en plata.

Verde

Hasta la naturaleza y la armonía nos trasladan los tonos verdes. Los expertos aseguran que estimulan la inteligencia y la buena salud.

Se relaciona con personas emocionalmente estables. Pero hay que tener cuidado con la intensidad de esta gama, pueden tener un efecto demasiado fuerte en nuestros sentidos.

Morado

Tu hogar está lleno de misticismo si el morado es quien rodea esas cuatro paredes. Se trata de personas enigmáticas que tienden al descanso y la reflexión.

Blanco

Clásico y atemporal. Si lo que quieres es un hogar donde reine el gusto por lo natural y que sea sinónimo de limpieza, el blanco es tu color. Expresa sobriedad y equilibrio. Su mejor combinación la forman: el beige, el café o el gris plata.

Ahora ya tienes una primeras pautas para conocer la importancia de elegir correctamente el color de las paredes, para que te sientas más cómodo en tu hogar.

 

En M Proyecta | Una pequeña inversión para revalorizar el precio de tu vivienda